Artefactos prehispánicos en donde puedes descubrir mucha historia de la cocina mexicana

Pensando en tiempos inmemorables me pregunto ¿cómo habrían sido las taquizas para eventos en aquellos primeros años de nuestras culturas prehispánicas?

Me imagino para empezar, a una gran cantidad de mujeres en la molienda para hacer las tortillas mientras otras preparaban los guisados… en sí, todo esto debía ser una verbena encabezada por mujeres.

En aquella época y durante mucho tiempo, la hechura de los alimentos se hacía muy diferente.

Al no contarse con molinos, la molienda del maíz para conseguir la valiosa masa para las tortillas requería de un gran proceso de elaboración.

Vemos entonces el uso del metate.

Este es un artefacto prehispánico que se apoya en tres conos invertidos, su superficie plana y ligeramente cóncava hecho de piedra volcánica es donde nuestras mujeres molían y lo hacen hasta la actualidad tanto semillas, chiles y maíz.

Contaba mi madre que mi abuela era toda una versada en la molienda en metate en donde una forma de saber si el maíz estaba listo como masa para hacer tortillas era cuando la textura de ésta era tan suave como el lóbulo de la oreja.

Otro singular artefacto que también era indispensable para un evento social era el molcajete.

La palabra molcajete significa ¨olla para salsa¨ u ¨olla de barro¨. Este artículo es similar al metate, también hecho de piedra volcánica.

En este artefacto es posible moler especies e ingredientes, pero en cantidades más pequeñas.

Para aplastar usamos una piedra llamada molote y el mortero es la base. Aplastar todos los ingredientes de este artículo antiguo es el secreto de una sabrosa y tradicional salsa mexicana.

Si bien, es un artefacto muy antiguo, este sigue siendo muy utilizado en la actualidad en muchos de los hogares mexicanos a diferencia del metate que tiene un uso más bien en las zonas de provincia.

Hay un proceso en estos elementos prehispánicos que se tiene que hacer justo antes del primer uso.

Para limpiarlo, debes poner un poco de arroz y sal, y luego molerlos en polvo.

Esto ayudará a pulir la superficie de la roca para eliminar las piedras remanentes que pueden mezclarse con los alimentos.

El usar una olla de barro tradicional agregará un sabor distintivo a cada platillo.

Las culturas mesoamericanas usaron la arcilla para elaborar una gran cantidad de elementos como ollas, fogones, jarras, platos y sartenes.

¿Alguna vez has probado un café con azúcar preparado en una olla de barro? vaya, debes hacerlo por que sencillamente sabe delicioso y diferente.

Estos pequeños tazones son jícaras y los usamos para beber bebidas de chocolate de forma tradicional.

Están hechos con la corteza de la fruta de la calabaza también llamada güira. Las jícaras son populares en el arte culinario de la cocina yucateca. Jícara en lenguaje maya es “lek” o “luch”.

Ahora que mencioné la deliciosa bebida de chocolate.

Para disolver en agua o en leche los trozos de chocolate, usamos un molinillo también conocido como chicoli.

Consiste en una batidora de madera tallada de forma muy artística.

La espuma en una bebida de chocolate tradicional es muy importante y frotar el molinillo mientras lo preparas ayuda a su preparación.

Si bien, estos son algunos artefactos prehispánicos en donde puedes descubrir mucha historia de la cocina mexicana vemos que aún son utilizados para degustar una salsa picante y unas suculentas tortillas hechas a mano en comal que tienen un sabor celestial y diferente.

Si quieres saber más entra a Taquerías El Farolito 

FUENTES: YouTube, Taquerías El Farolito,

Sharing is caring!