Cita a ciegas.

MagicalCotton estaba jugando Overwatch en su sala, con su diadema y su control, solo se podía escuchar cómo se quejaba o en su defecto como regañaba al equipo. Al terminar la partida recibió un mensaje en su celular.

Neku: Ya vete a dormir Teresa

MagicalCotton: Ya voy

MagicalCotton mejor conocida como Teresa en la vida real era una asidua jugadora de Overwatch, su main era Mercy y así pasaba su tiempo libre, en las mañanas trabajaba en una tienda de autoservicio, tenía unas cuantas clases y en la noche todo su tiempo era para videojuegos.

Vídeo cortesía de Vímeo

(Información de OLAB y Blizzard )

Neku, su amigo la había convencido de inscribirse a una de esas aplicaciones de cita para conocer gente, la convenció con una infalible frase que probablemente todos hayamos escuchado “¿Y por qué no? “

Teresa la descargó ligeramente indignada pero cuando recibió algunos match su percepción cambió, le gustaba saber que las chicas la veían atractiva, entre sus match del día se encontró con una chica guapísima que también jugaba Overwatch, se emocionó muchísimo y comenzaron a mandarse mensaje pero únicamente en la aplicación.

Se llevaban bien e irónicamente no habían jugado Overwatch, no coincidían en los horarios y era parte del encanto lo único que sabían es con que personaje jugaba la otra. La chica se llamaba Harriett.

Al fin lo inevitable llegó, era forma de conocerse en persona y esa era un evento que a Teresa le causaba mucha ansiedad pero no quería la oportunidad de conocerla, Harriett se veía muy interesante y por sus conversaciones también era muy inteligente. Se quedaron de ver en una clásica cafetería pequeña, Teresa lo eligió porque en el horrible caso que la plantaran no se vería raro que estuviera allí pero tampoco con tanta gente de que la corrieran de la mesa porque no había lugar o algo por el estilo.

Y en eso entró Harriett una chica con cabello largo lacio y una hermosa playera de Sombra. Teresa no pudo evitar sonrojarse. Se reconocieron por sus playeras de Overwatch ella se sentó y pidió una malteada mientras que Teresa prefirió un té verde.

Al principio ambas estaban muy nerviosas pero conforme la plática avanzaba todo era más tranquilo, la emoción de poder de hablar del mismo videojuego era muy placentera, para su sorpresa la cafetería debía de cerrar así que las invitaron a salir. Las dos estaban sorprendidas por cómo pasó el tiempo.

Quedaron en jugar Overwatch la próxima semana, se pasaron su nombre de usuario de otras aplicaciones, Teresa recibió el papel y lo guardó muy bien en su cartera, Harriett lo guardó en el bolsillo de su pantalón. Cada quien se fue a su casa, Teresa estaba muy feliz, se tendió en la cama y recibió mensaje de su amigo Neku, pareciera que la espiaba porque fue muy sincronizado.

Teresa todavía no había visto bien el papelito que tenía guardado en su cartera, fue a su mochila, sacó la cartera, desdoblo el papel y se sorprendió al leer el Nick “Roawr” si le hubieran hecho un ecocardiograma en ese momento seguro hubiera habido miles de irregularidades.

Teresa seguía en shock, no sabía cómo reaccionar, había tenido una cita con la campeona de la región.

Si quieres saber que pasó entra a OLAB 

 

Sharing is caring!